Autor: NanoEman P

E-mail: nachoai @ wanadoo . es

Hola amigos:

La cosa va de L5-S1, tengo 26 años y hace aproximadamente un año y un poco mas se me diagnostica una hernia de disco en el nivel L5-S1, bien, ni hablar de quirófano aunque fue la primera de las opciones que se me presentan, así que pido una segunda opinión y se inician diversos tratamientos no invasivos dentro de los que se incluyen fisioterapia, rehabilitación, natación, dieta alimenticia y finalmente ozono-terapia.

Bueno, tras nuestro ultimo intento con la 2ª sesión de ozono-terapia, la cosa estaba mas o menos igual, habíamos conseguido reducir un poco el dolor lumbar (siempre con la inestimable colaboración de los relajantes musculares y los anti-inflamatorios varios que seguro que todos conocéis) pero la irradiación hacia ambas piernas continuaba, si amigos habéis leído bien, ya que mi maravillosa hernia me comprimía ambos nervios y los dolores ciáticos me bajaban a las dos piernas, así que cansado ya de esta situación, mi neurocirujano me aconseja la intervención quirúrgica, me armo de valor y me mentalizo.

No va a ser fácil, por la larga recuperación, pero decido intervenir invasivamente la hernia que desde hace un año me hacia la vida imposible.

Bien debido a que la irradiación es hacia las dos piernas se me aconseja la ARTRODESIS LUMBAR, lo que viene a ser la sustitución del disco intervertebral por una prótesis de titanio más material óseo artificial.

Bueno, pues ya esta hecho, el DIA 28 de abril de 2005, o sea, hace exactamente hoy doce días, se me practica la Artrodesis lumbar con eliminación completa del disco intervertebral, y bueno pues tampoco a sido para tanto, eso si los 4 días siguientes a la operación son un autentico coñazo, pero salvo eso y la tremenda grapada que me dieron para cerrar la cicatriz, 25 grapas, que dejan una cicatriz muy bonita.

Después de pasar casi 10 días ingresado, me mandan para casa, con la obligación de usar una faja lumbar siempre que me ponga en pie. Decir que el cuarto día mi medico me "obligo" a levantarme y pude hacerlo, después de ver como se movía durante unos 10 minutos el techo de la habitación, finalmente logras levantarte y dar tus primeros pasitos...

Y bueno pues ahora los dolores son diferentes, pero se controlan bastante bien con un calmante, me esperan unas cuantas semanas de paseíllos cortitos, cama y faja... por que es lo único que puedo hacer, y sin excederme ya que esta misma tarde he intentado permanecer paseando algo mas de 2 horas y no he sido capaz, volviendo a marchas forzadas hasta mi cama. Así que mucho me temo que mañana me lo tomare con un poco mas de tranquilidad y reduciré mi vida a los sencillos ejercicios de cadera, piernas y si me encuentro con ganas un paseíllo para que me dé el aire que seguro que no me sienta nada mal.

Bueno amigos y hasta aquí la primera entrega.

Un saludo a todos, y animo por que siempre hay alguien que esta peor... mi fuerza va para ellos.

 

1ª SEMANA:

Bueno ya estoy otra vez con vosotros, muy tranquila esta primera semana, en general, de momento y digo de momento los dolores son soportables con un poco de ayuda del DROAL rebajando la dosis de la clínica y no superando la máxima recomendada por mí medico, ahora mismo con 1 comp. 3 veces al día aguanto perfectamente.

Lo que más mola es que recuerdo los inicios de la semana y ya he notado algunas diferencias, os explico, armándome de valor ya desde el primer día que me mandan a casa (a los 10 días de la operación) me propongo el firme propósito de realizar todos los ejercicios que me ha recomendado mi medico, con algo de esfuerzo los primeros días para controlar lo de no sentarme, no agacharte (doblando la bisagra) siempre flexionando las rodillas y claro esta sin forzar. Pero lo que realmente llevaba mal era lo de pasear (a una velocidad media de 0,03 m/sg), cometí el error de probarme (era tal vez curiosidad personal) pero al principio de semana con siempre la inestimable y desinteresada colaboración de un buen amigo, el Beni, que se ofreció de lazarillo, intentamos realizar una "media maratón" que consistía en salir de casa y subir un porrón de escaleras, un paseíllo hasta el parque y una vez allí, apañárnoslas para volver. Lo conseguimos es mas, regresamos y hasta estuvimos dando una vuelta antes de entrar en el portal, pero amigos cuando llegué a casa lo único que podía hacer era temblar...

Las piernas parecían que se me iban a doblar en cualquier momento, me dolía un horror el costado dcho a la altura de la intervención, así que decidí tumbarme y esperar a que todo volviera a la normalidad, fue entonces cuando no sabría explicaros todas las sensaciones que sentí, un terrible dolor ciático invadió mi pierna dcha a la altura de la nalga, pero a pesar de ello, mi cuerpo me agradecía lo que había echo... Esa noche después del comprimido correspondiente fue cuando empecé a notar lo que por el foro han llamado los "disparos" del nervio, y molan por que te das cuanta de que algo esta reaccionando en tu cuerpo, al principio acojonan pero después de que sabes lo que son te tranquilizas, te relajas y hasta disfrutas (eso es un decir claro, pero amigos, perder la ilusión y el sentido del humor es lo peor que nos puede pasar)

A lo largo de la semana, no vuelvo a competir en la "media maratón" y me dedico a entrenar como un animal, dos series de ejercicios, 1 por la mañana y otra por la tarde noche, siempre intentando que coincida al levantarme después de estar mucho rato tumbado y si además acierto con el calentamiento para dar el paseito, mejor que mejor. SIEMPRE SIN FORZAR, si me siento cansado dolorido o experimento cualquier otro menester, me tumbo y espero a que se pase. Los ejercicios consisten en unas series de laterizaciones y rotaciones de cadera, muy despacio y suaves, flexión y extensión de piernas y por ultimo inclinación sobre la punta y talón de los pies. Como os he dicho en 2 series por la mañana y por la tarde.

Así se desarrolla toda la semana hasta el viernes, permitiéndome el "lujo" de pasear todos los días un poquito, de 30 min. a 1 hora, siempre que mi cuerpo me lo permitiera, el aire y la sensación de movimiento, torpe y lenta al principio, aunque con el deseo y la esperanza de que pronto se convertirá en un caminar normal y corriente, dan mucha fuerza y sobretodo anima a que cada día sea más llevadero. Incluso los dolores lumbares van degradándose hasta hacerse casi inapreciables, salvo alguna posición forzada o movimiento involuntario, pero para eso están los pinchazos que me avisan que mi situación es delicada, así que me agarro a donde puedo y sigo.

Hoy jueves y 15º día tras la operación, he decidido disminuir la dosis de DROAL a 1 comp. cada 12 horas, ya que al medio día con permanecer un tiempo tumbado para recuperar el ajetreo de la mañana parece que basta.

La herida no molesta nada en absoluto, me la destapo y curo cada dos días aprox. y antes de taparla la dejo un ratin al aire libre para que respire un poco, y ya tiene muy buena pinta. Y hasta aquí os puedo contar, como veis lo llevo bien, eso si con mucha paciencia y sin perder el control en ningún momento.

No quiero dejar de dar las gracias a toda la gente que se anima a escribir, a compartir sus sensaciones y vivencias con nosotros, animar a todos para que no decaiga la paciencia ni el buen humor.

Y por supuesto a todos los míos que han estado, están y estarán arrimando el hombro, para que el "Nano" pronto vuelva a ser el que era:

Mi familia (padres, hermanos, primos/as, cuñados/as, amigos (muchos y variados) y sobre todo a mi chica, que sé esta portando como una campeona.

2ª SEMANA:

Bueno, pues oye poco a poco parece que esto marcha. Y digo poco a poco por que el que pretenda correr con esta lesión lo lleva claro, os explico, de momento hasta el día de hoy lunes y 19 días tras la intervención soy capaz de aguantar bastante bien los dolores con la dosis de tranquilizante que explique anteriormente (2 comp. al día) eso si la preparación mental tiene que ser muy buena y sobretodo ser muy consciente de que esto no es un esguince. Este fin de semana sin ir mas lejos he tenido una fuerte caída moral, debido a que me agobio muchísimo con la idea de no poder hacer prácticamente nada. Mi cabeza funciona a 200Km/h y mi cuerpo solo le puede seguir a 2 Km/h, os podréis hacer una idea si veis las carreras de formula 1... yo me comparo con el safeti car que precede a los monoplazas, pero sin poder correr tanto.

Bueno la cuestión es que ya ha pasado, hoy por hoy, ya aguanto como un machote paseos de hasta 2 horas, descansando si es preciso pero siempre intentando sentarme lo menos posible, aunque he de reconocer que frente al ordenador esto de no sentarme lo llevo bastante mal, y es mas intento siempre que mi cuerpo me lo permita repetir los paseíllos por la mañana y por la tarde, lo que mi cuerpo me agradece en forma de agilidad al caminar (ya no parezco a mazinguer Z) e incluso parece que voy adquiriendo cierta normalidad al andar. Mi velocidad de crucero a aumentado... (sin comentarios).

En cuanto a las sensaciones, dolores y molestias, son muy pocas aunque las hay. El levantarse y acostarse al igual que dormir no supone mayor molestia que la de acomodarse bien, siempre moviéndome despacito sin hacer el "bruto", ayudándome con los brazos para ponerme en posición vertical y del mismo modo para adoptar la posición horizontal, y una vez en la cama, me puedo mover hacia los lados sin molestia alguna incluso permitirme el lujo de dormir de lado, esto los primeros días era imposible. Ahora bien, otra cosa es levantarse, los dolores son mas bien musculares y localizados a los lados de la intervención (a la altura de los riñones) siempre al dar los primeros pasos de la mañana o realizar algún movimiento forzado (Quizir movimientos cotidianos, pero que en nuestra situación se convierten en puertos de 1ª categoría) e incluso se presentan al subir y bajar escaleras, siempre que no haya estado un rato caminando antes, así que se presentan siempre en frío.

Además de esta molestia muscular que con el calmante y con los ejercicios diarios erradica, cuando llevo un rato paseando o en posición horizontal, y por cualquier motivo ya sea movimientos involuntarios, giros de cintura, incluso algunas veces también subiendo o bajando escaleras, siento una especie de pinchazo en la zona de la intervención, si es el mismo pinchazo que antes me advertía de que mi situación era delicada pero la frecuencia a disminuido notablemente al igual que su intensidad, aunque asusta un montón. Es el típico pinchazo que cuando viene te mete semejante susto que abres muchísimo los ojos aprietas mas los dientes y suspiras cuando se desvanece, por que todo esto sucede en cuestión de segundos y aunque se te queda cara de circunstancia y no sabes lo que va ocurrir, descubres que al echar el siguiente paso el pinchazo ya no sucede. Esto me ocurre sobre todo cuando tiendo a encogerme, amos a ver como explico esto, con la faja puesta te obligas en cierto modo a permanecer súper erguido, coño que parece que hayas crecido unos cuantos centímetros y aunque esto sea cierto también lo es que a medida que pasa el tiempo tiendes a encogerte de nuevo, tienes que ejercer mas presión a la faja para obligar a tu bisagra a que no se doble... espero haberme explicado bien. Para que se hagan una idea, el pinchazo es similar dolor que sentía antes cuando arqueaba mi cuerpo hacia atrás, pero con la diferencia que ya no interfiere en el nervio ciático, por lo que ahora ya no me duele la pierna, simplemente me avisa en la zona de la intervención. (ahora si que me explique bien... )

A pesar de todo, la cosa creo que va bastante bien, a grandes rasgos me encuentro bastante mejor, parecen que los dolores ciáticos de antaño no vuelven y eso me alegra y me llena de ilusión. Os seguiré contando.

Un saludo y un placer compartir con todos vosotros mi recuperación.

NanoEmandj

Is nachoai.

2ªsem (cont.)

Bien, entre libro y libro parece que se disminuyen las tensiones en mi cabeza, así que estoy aprovechando para papearme unos cuantos buenos ejemplares, en cuanto a mi situación física, ahora mismo les cuento. He decidido que ya se acabaron los calmantes, me he lanzado a la piscina. Eso si para salvar las primeras horas me tuve que ayudar del neobrufen y ya de paso dominaba a alguna muela rebelde, y la verdad es que se agradece, la cosa no va a mayores y los dolores son controlables y únicamente se presenta cuando me acelero o me arriesgo en demasía en realizar algún movimiento mas bien comprometido. Todo esto sucede tras 21 días de la intervención, siempre con la prudencia que he tenido desde el primer momento. Comienzo torpemente a agacharme con cierta normalidad, siempre sin forzar... y cuando esto sucede aparece un pequeño aviso que ya en lugar de dolor es eso, un aviso.

Claro esta que aun no me deshago de la faja, pero al quitármela ya me voy notando algo mas seguro, lejos se quedan ya los temblores de piernas y el temor a relajarme un poco por no doblarme, para convertirse en una sensación de alivio y tras recuperar la posición horizontal... señores el paraíso.

Os recuerdo que ningún día he dejado de caminar (salvo vicisitudes atmosféricas) y de 30 min. a las 2 horas de paseo, pisando caracoles aun pero algo mas seguro y calentando con los ejercicios que os comente, los pinchazos cuando me desequilibraba... han desaparecido casi por completo, pero si que he notado la aparición de cargas muscular variadas a lo largo de toda mi espalda, debido en gran parte a la forma de caminar tensa y miedosa de los primeros días.

No quiero dejarme llevar por la magnifica idea de que esto va muy bien, pero claro siempre con mi inseparable amiga la faja compresiva, de la cual espero pronto deshacerme, mas que nada que llega el calorcito y no es agradable. Noto ya los primeros efecto de no tener dosis de calmante, en la noche de ayer domingo unos dolores soportables me desvelan, y lejos de asustarme lo único que hago es variar mi posición hasta que cómodamente concilio el sueño, que susto señores, hoy lunes he decidido volver al neobrufen, por si las moscas, pero la cosa se queda en agua de borraja, ya que los dolores desaparecen con las primeras luces del día. En general la situación es muy gratificante, mi cuerpo me demuestra que día a día consigue una destreza que los primeros días me era imposible, por mucho que me exigiera lo único que conseguía era un pinchazo agudo y molesto, que hoy por hoy me atrevo a asegurar que ha desaparecido (salvo excepciones). La única molestia apreciable es micro pinchazo en la zona de la intervención, en los glúteos e incluso descendiendo hacia la pierna, soportable en todo momento y siempre coincidiendo con algún movimiento mal echo.

Gracias a todos por sus ánimos y recuerden que hay que tener mucha paciencia con estas cosas, no es fácil y merece la pena realizar una buena recuperación.

Un saludo.

NanoEman

Is nachoai

_________________

nanoEmandj

is nachoai