EL TRATAMIENTO DE LA LUMBOCIATALGIA CON OZONO INTRA-DISCAL

La Radiología Médica-Radiol Med 95: 21-24. 1998 Edizioni Minerva Médica-Torino. OZONOTERAPIA INTRADISCALE NELLA LOMBOSCIALTALGIA OZONOTHERAPY IN LUMBAR SCIATIC PAIN A. Scarchilli, M. Pasquali-Lasagni, M.D’ erme. I.C.O.T. LATINA (Dir. Del Instituto: Prof. Marco Pasquali Lasagni).

I.- INTRODUCCIÓN

El ozono medical es una mezcla (95% de 02 y 5% de 03) que puede ser utilizada en varias concentraciones y administrada por diferentes vías.

Esto nos permite utilizarlo en diferentes especialidades médicas.

Cuando utilizamos el ozono de alta concentración actúa como oxidante y desinfectante sobre virus y bacterias.

Cuando se utiliza a nivel local, actúa como reepitelizante, por eso, tiene indicaciones en la úlcera y gangrena gaseosa. (11)

Por vía sistemíca (autohemotransfusiones) el ozono activa la enzima de los glóbulos rojos que bloquea los peróxidos y radicales libres aumentando el 2,3 difosfato-glicerinato responsable de la liberación de el 02 tisular resultando eficaz en numerosas enfermedades: hepatología, vasculopatía, neoplasia, inmunopatía (S.I.D.A.). (1,5)

La ozonoterapia por su propiedad es utilizada desde muchos años en Alemania, Suiza, Europa Oriental, Estados Unidos y Cuba.

Las primeras aplicaciones clínicas del ozono para el tratamiento de la lumbosciatalgia se utilizó por vía paravertebral. (7,12)

Se pensó que el buen resultado obtenido era consecuencia:

1) Del efecto analgésico sobre las fibras del nervio sino-vertebral que innerva la duramadre y las raíces que emergen.

2) Otra capacidad es favorecer el flujo del plexo venoso que se presenta cuando hay irritación y compresión muscular.

En los años 80 como alternativa de las operaciones se usaba la Quimionucleosis: infiltraciones intradiscales con enzimas proteoliticas (la más conocida la papaina). (6, 8) Los riesgos de reacciones alérgicas en la mayoría de los casos son presumibles. (2,3) Actualmente se ha disminuido la utilización de esa técnica por esta causa, predominando a nivel mundial el procedimiento quirúrgico.

El primer autor que utilizó el ozono intradiscal en Italia fue Pietrogrande V. (9,10)

Dicen que el ozono reduce el volumen del núcleo pulposo actuando sobre mucopolisacaridos que son ricos en partículas de agua. El ozono rompe oxidando el cross-link de los mucopolisacaridos, favoreciendo la liberación del agua que podría ser reabsorbida en el torrente sanguíneo. En algunos casos que habíamos utilizado el ozono y que los pacientes no mejoraron, posteriormente fueron operados y en el análisis histológico del disco se comprobó la disminución de la molécula de agua. Se puede así obtener la reducción del material prostruído o herniado responsable del conflicto disco-radicular.

II.- MATERIAL Y MÉTODO

Practicamos las infiltraciones intradiscales de ozono en ICOT Latina desde septiembre de 1995 hasta final de diciembre de 1997 a 628 pacientes. En ese trabajo habíamos englobado a 121 pacientes (71 femeninos y 50 masculinos), la edad comprendida entre los 22 años a los 73 años y que tenían un chequeo del tratamiento en un período mínimo de 5 meses y máximo de 2 años. Los pacientes al momento del tratamiento presentaban sintomatología dolorosa aguda lumbar con un tiempo mínimo de 1 mes y máximo de 2 años con signos radiculares resistentes a la terapia médica y física.

A todos los pacientes se le realizaron estudios radiográficos descartando patología ósea. En cambio las patologías discales se confirmaron con la T.C. o R.M.N. (en 80% de los casos en el espacio L4-L5). En 16 casos se hizo mielografía y en 24 casos una E.M.G. para una mejor evidencia del sufrimiento radicular. Algunas veces ha sido necesario la utilización de más estudios diagnósticos.

Las infiltraciones intradiscales de los primeros 15 pacientes han sido seguidas con el control de la T.C para visualizar directamente la entrada intradiscales del ozono. Actualmente seguimos la técnica Ambulatoria, con las precauciones de una buena asepsia y antisepsia y con la ayuda del Amplificador de imágenes.

El tratamiento se hace con una cantidad y a la concentración según protocolo de la SIOOT, repitiendo la dosis después de dos días y si es necesario se aplica una tercera a una distancia de tres días.

III.- RESULTADO

Se subdividen los resultados desde el punto de vista clínico y desde el punto de vista del control con T.C. (4).

Desde el punto de vista clínico pueden ser:

Los resultados positivos considerando buenos y moderados es de un 68% (40% buenos y 28% moderados) El 32% de los casos que no tuvieron mejoría, un 10% se operaron, y en el 22% están haciendo tratamiento conservador.

Desde el punto de vista del control con la T.C.: IV.- CONCLUSIONES

La técnica del ozono intradiscal en el tratamiento de la lumbociatalgia es fácil, de bajo costo y sin ningún riesgo. El 70% de los pacientes tratados presentaron mejoría de la sintomatología dolorosa. Este porcentaje es similar a los resultados del control de la T.C. el tamaño de la hernia, es directamente proporcional a la sintomatología (si disminuye la hernia disminuye el dolor). El control seguido con examen T.C ha evidenciado mejor resultado en la hernia joven con sintomatología dolorosa iniciada de un mes, sin ninguna aparente diferencia en su localización (en 4 casos una clara mejoria fue verificada en la hernia intraforaminal).

Nosotros estamos convencidos que: SI SE OBSERVAN ESCRUPULOSAMENTE LAS INDICACIONES EN EL TRATAMIENTO Y VALORANDO LOS RESULTADOS EN UN CHEQUEO MÁS PROLONGADO, EL OZONO INTRADISCAL PUEDE SER EN CASOS SELECCIONADOS, UNA VALIDA ALTERNATIVA EN EL TRATAMIENTO DE HERNIA DISCAL.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Bocci V. Ozonization of blood for therapy of viral disease and immunodeficiences. A hypotesis. Medical Hypotheses 39: 30-34. 1992.

2. Bouillet R. Complications de la chemonucleolyse. Etude de 18.925 dossiers provenant de 155 departament. Comunications congres Orhopaedica Belgica- Bruxelles 22-24 . Mayo 1986.

3. Boulleit R. A comparative survey of complications of surgical-treatment and nucleolysis with chimopapain. Cli Orthop 251: 74-90. 1990.

4. D’erme M, Scarchilli A, Artale AM, Pasquali-Lasagni M. Ozonoterapia intradiscale nella lombosciatalgia. Radiologia Médica Vl. 95-N. 1-2-Pag. 21-24 (Gennaio-febbraio 1988)

5. Garber GE. Cameron DW, Hawley-Foss N e Coll. The uso of ozone treated blood en the therapy of HIV infection and immune disease: a pilot study. AIDS 5: 981-984. 1991.

6. Jabaai GA. Cchemonucleolysis: eight to ten year follow-up evaluation. Clin Orthop 206:18-24, 1996.

7. Jucopilla N, Franzini M. Atti 1 Congresso 29-30 junio 1995. Barcelona-1 Congreso de la sociedad Española de abordajes percutaneos vertebrales.

8. Nordby EJ. Eight to 13 year follow-up evalution of chemonucleolysis patients. Clin Orthop 206: 18-24. 1986.

9. Pietrogrande V. L’ossigeno ozono in ortepedia. Ossigeno-ozono (Organo di informazione della Societá di Ossigeno-ozono terapia) Anno VIII, N.2, 1995.

10. Pietrogrande V. The therapy invliving the infiltration of oxigen-ozone intradisc and interfacet. Atti 1 congreso 29-30 de junio 1995 Barcelona- 1 Congreso de la Sociedad Española de abordajes percuitaneos vertebrales.

11. Rovira Duplaa G. Galindo Planas N. Ozone therapy in the treatment of cronic ulcers of lover extremities. Angiologia 34: 47-50, 1991.


OXIGENO-OZONO TERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LA PATOLOGIA DOLOROSA DEL RAQUIS LUMBAR, EXPERIENCIA PRELIMINAR

(*) Acta Toxicol Ther. Vol. XVII n. 2-3- 1996 GUADALANDI G., BONETTI M., PITTIANI F.

INTRODUCCIÓN:

La patología del raques lumbar constituye un problema extremadamente grave desde un punto de vista socioeconómico, en efecto, se ha demostrado que aproximadamente el 65% de la población desarrolla por lo menos un episodio de lumbalgia complicada o no con ciatalgia en el arco de su vida, con mayor frecuencia entre los 30 y 50 años.

Representa la segunda causa de ausencias laborales después de las banales infecciones del tramo respiratorio superior y es la 3ª causa de invalidez después de las afecciones psiquiatricas y la artrosis. Sin embargo conviene resaltar que afortunadamente las radiculopatias de origen discal evolucionan favorablemente en el 90% de los casos con tratamiento de tipo conservatorio.

Está ya codificado el efecto antálgico y antiinflamatorio del ozono con la consiguiente disminución del edema radicular, pero lo que sucede o no a nivel del disco, de la hernia durante los tratamientos y a distancia en el tiempo, por ahora dejan tan solo espacio a la hipótesis.

Partiendo de la anatomía y de la bioquímica del disco interverteblal, es decir del ánulus periférico y del núcleo del pulposo central; veremos que en el ánulus está formado por fibras concéntricas fibrocartilaginosas y colágenas más numerosas en la parte anterior lo que explica la posición levemente descentrada posteriormente del núcleo pulposo; este último es bien diferente con respecto al ánulus en el adulto joven y se presenta como una pequeña masa gelatinosa de aproximadamente un cm., de diámetro.

Solo la parte más periférica del disco presenta vascularización, mientras que gran parte del disco es abascular y se nutre mediante difusión del hueso esponjoso de las vértebras adyacentes. Desde un punto de vista bioquímico esta formado por fibras colágenas en una matriz de proteoglicanos, glicoproteinas y agua.

El contenido del agua es del 90% en el núcleo y del 70% en el ánulus; este está dotado de fibras colágenas de tipo 1 y 2, mientras que el núcleo solo de fibras de tipo 2.

Envejeciendo, el límite entre el núcleo y el ánulus se interrumpe solo por invasión en el núcleo por parte de fibras colágenas de tipo 1, disminuye de esta forma la hidratación y fisuraciones aparecen también a nivel del ánulus.

En envejecimiento es netamente más rápido en el núcleo con respecto al ánulus y al ser más intenso provoca la clásica degeneración discal con la consiguiente pérdida de elasticidad y absorción estática dinámica.

En nuestro trabajo hemos considerado los varios conflictos disco -radiculares: la producción discal,. Expresión de una degeneración precoz del disco que desborda desde su sede normal de modo focal o circunferencias; la hernia discal contenida o preligamentosa, con ligamento longitudinal posterior íntegro dislocado posteriormente; la hernia expulsa o retroligamentosa con fragmentos discales que pueden migrar cranealmente o caudalmente en el canal espinal; la hernia parcial o totalmente clasificada.

Conviene subrayar la distinción entre hernia blanda y hernia dura.

La hernia blanda corresponde a material discal degenerado debido a un ánulus frágil fisurado y con correspondiente examen T.C. de área de menor densidad, mientras que la hernia dura es el resultado de una transformación de una hernia blanda con absorción de material que lleva a la formación de nudos osteofibrosos adherentes al ligamento y al cuerpo vertebral.

Para finalizar, hemos considerado los exitoso de intervención quirúrgica "a distancia" con lesiones fibrocicatrizantes peridurales.

MATERIAL Y MÉTODOS:

Hemos seleccionado un grupo de pacientes, intentando obtener que las muestras sean lo más homogéneas posible, teniendo en cuenta la edad, el sexo, peso, tipo de hernia, extensión, compresión radicular, densidad del material herniado, sintomatología y tipo de lesión y su cicatrización.

Todos los pacientes preventivamente siguieron un examen radiologico estándar del raquis lumbar y una tomografia axial computerizada (T.A.C.).

Sucesivamente se subdividieron los pacientes en dos grupos de 30 individuos cada uno, tomando en consideración las hernias lateralizadas y los éxitos cicatrizales.

En el primer grupo se introdujeron 30 pacientes subdivididos de la siguiente forma: 10 pacientes con hernia blanca, 10 pacientes con hernia parcial o totalmente calcificada, 10 con lesiones fibrocicatrizales.

Es estos pacientes se realizó una inyección bilateral con una concentración según protocolo de la SIOOT por lado. También el segundo grupo de 30 pacientes e introdujeron 10 pacientes con hernia blanda, 10 pacientes con hernia parcial o totalmente calcificada, 10 con lesiones fibrocicatrizales.

A este segundo grupo se le inyectó una mezcla monolateral de 02-03 a una concentración según protocolo de la SIOOT.

Además estamos poniendo a punto una nueva técnica con inyección guiada con T.A.C. Esta técnica consiste en colocar al paciente en posición decubito prono sobre la mesa T.A.C., con sucesiva exploración sobre el disco interesado y después de adecuadas mediciones, la inyección se pone lo más cerca posible de la región foraminal y por lo tanto de la hernia, inyectando solo.

RESULTADOS:

En el tratamiento de las hernias seleccionadas en el primer y segundo grupo se obtuvo una remisión completa del dolor, sea con inyección mono bilateral con el mismo número de sesiones y por lo tanto hemos preferido realizar tan sólo el tratamiento con inyección monolateral al ser menos traumática y necesitar menor cantidad de mezcla.

En el tratamiento de las hernias parcialmente o totalmente calcificadas se ha obtenido solo una parcial remisión del dolor después de 8-10 tratamientos.

El resultado en las lesiones fibrocicatrizantes se podría considerar como bizarro y escasamente clasificable, con remisiones temporales parciales y totales del dolor en lesiones poco extensas, con desaparición total en las más extendidas.

CONCLUSIONES:

Conscientes de nuestros límites, de la experiencia todavía exigua, en base a los resultados obtenidos, hemos considerado que el paciente al principio de ciclo de tratamientos, además de a una preliminar valoración clínica necesite una completa documentación neurológica con investigaciones estándar y funcionales para verificar eventuales bloqueos, vicios de diferenciación inestabilidad espondilolisis fijas y móviles.

La investigación T.A.C, a nuestro parecer, es indispensable para una valoración inicial de la patología discal y cicatricial, pero sobre todo para el sucesivo control a distancia que por ahora hemos fijado 3-6 meses de distancia. Esto sirve para verificar los cambios de la herniación sea volumétrica que desintométrica, pero también para excluir del tratamiento contraindicaciones absolutas como: pseudomeningoceles postquirúrgicos, quistes de Barlow, angiomas, tumores...

La resonancia magnética si bien sea una metódica costosa, serviría como posterior ayuda al ser más sensible que la T.A.C en la valoración de la hidratación discal.

Por lo que se refiere a una valoración definitiva de los resultados, al estar nuestro estudio todavía en fase de formación y el número de pacientes tratados demasiado reducido no nos atrevemos a extraer conclusiones definitivas y nos limitas a esperar que los controles futuros nos haga entender si efectivamente algo ha cambiado en el disco, y entonces nos atrevemos a aventurar alguna hipótesis.



CONFIRMACION DE LA EFICACIA DEL TRATAMIENTO PERCUTANEO LOCAL CON OXIGENO-OZONO EN LOS CONFLICTOS DISCORADICULARES AGUDOS Y NUESTRAS EXPERIENCIAS SOBRE 140 CASOS

SFORZA A.*, SFORZA G.**

Acta Toxicol, Tber., VoL XVII, n 2-3, 1996 * Especialista en Ortopedia y Neuropsiquiatría - Bari ** Medico Cirujano - Bari

De los 140 casos tratados por nosotros, cien de ellos presentaban un conflicto disco-radicular agudo, de hernia o protusión local constatada con examen TAC o RNM espinal; los otros 40 sufrían desde hacía ya algunos años de sintomatología lombosciatálgica de conflicto disco-radicular y entre estos 13 pacientes se habían operado (10 una vez y 3 dos veces sin resultados).

Se ha obtenido una resolución completa de la sintomatología, con la desaparición de las señales radiculares y retorno a las actividades normales en 115 pacientes (82%) mientras que en 5 casos (3,5%) se han obtenido resultados modestos; 7 pacientes (5%) han interrumpido los tratamientos: algunos después de las primeras consultas, otros durante el ciclo; las causas de estas interrupciones a menudo se deben al miedo o a extremada emotividad, impaciencia y deseo de resolver rápidamente la enfermedad. Trece pacientes se llevaron a la intervención quirúrgica debido a que acuciaba su sintomatología o por las exigencias de resolver velozmente la enfermedad por motivos laborales; en cualquier caso por la aparición de señales de déficit neurológico (se puede decir que nunca he puesto en tratamiento con 03 a pacientes que ya presentasen déficit musculares).

En los casos agudos a menudo se han asociado terapias médicas (Cortisánicos-FANS-Antineuríticos-Neurotráficos-etc.) y físicas (electroanalgesia con corrientes interferenciales); junto con la prescripción médica de reposo en cama (que no siempre se ha respetado).

De los 140 casos tratados, 129 se referían a hernias o protusiones a nivel lumbar y 11 a nivel cervical; todos los pacientes con patología cervical se curaron por completo y más rápidamente de su enfermedad. El número de sesiones ha sido bastante amplio, desde 6-8 veces hasta 30 en algún caso raro, aunque normalmente se necesitaron 1 2-1 3 sesiones de media para el tratamiento completo.

La frecuencia de las sesiones se fue rediciendo progresivamente, de las tres semanales en principio, para pasar a uno o dos por semana cuando la sintomatologia dolorosa regredía.

Se ha realizado un follow-up después de 3-4 años en 80 casos aproximadamente, tan sólo 46 pacientes respondieron a la investigación: de éstos, 37 contaron que habían vuelto a la normal actividad sin impedimento alguno, los otros 9 nos dijeron que sufrían cialtalgia saltuaria de poca importancia pero también confirmaron sentirse satisfechos de sus condiciones de salud, habiendo resuelto el problema incruentamente.

Después de 3 años, entre los casos tratados y resueltos se han verificado 2 recaídas con un cuadro agudísimo de hernia expulsa y grave compromisión por lo que fue necesaria la intervención quirúrgica con gran desilusión de los pacientes pues esperaban resolver otra vez su problema con el Ozono.

Conviene señalar de entre los pacientes tratados y resueltos, 2 casos particulares: el primero, (insólito por la edad) el de una chica de trece años, resuelto con 12 sesiones; y el segundo que se refería al tratamiento de un ex-Hanseniano que los cirujanos habían preferido no tratar.

Normalmente en el tratamiento con el ozono no se han verificado nunca efectos colaterales de particular importancia; tan sólo en cinco casos se apreció al final del tratamiento (cuando el paciente ya estaba bien) un fenómeno de poca duración (surgido después de algunos minutos desde la infiltración) como de sensación de mareo, palidez del rostro o ligero aumento del ritmo cardíaco; dichos fenómenos normalmente desaparecen espontáneamente y por completo en pocos minutos haciendo que el paciente se tumbe en posición horizontal. De todas formas después de estas reacciones se ha suspendido el tratamiento por temor a que se repitiese el fenómeno con mayor gravedad, pero también porque el ciclo había llegado a su fin y los pacientes se encontraban sustancialmente mucho mejor.

En cambio en otro caso, la paciente, después de algunos minutos de infiltración ha advertido un fuerte dolor en sede cérvico-nucal y dorsal alta, desaparecido en 10-15 minutos por completo y sin secuelas (en este caso la paciente tan sólo había recibido 4 sesiones anteriormente).

MECANISMO DE ACCION

En relación, al mecanismo con el que el Ozono actúa en dichas patologías no hay certezas sino solo hipótesis. Una interpretación posible es que el Ozono actúa a través del intermediario del sistema nervioso autónomo del "Simpático".

La abertura de conjugaciones que se encuentra entre las dos vértebras es enorme en el ámbito lumbar, con respecto al nervio vertebral que es relativamente pequeño; en efecto en la abertura de conjugaciones el nervio pasa cómodamente podrían pasar de 6 a 7 nervios.

En la abertura de conjugaciones pasan otras estructuras como las raíces nerviosas, el ganglio de la raíz sensitiva, el ganglio simpático, la duramadre que rodea a las raíces nerviosas y los vasos radiculares arteria radicular y un gran plexo venoso radicular.

El contingente de fibras simpáticas llega al foro de conjugaciones a través del nervio Sinuvertebral.

Dichos vasos ocupan un espacio mucho mayor que el ocupado por el nervio radicular.

El nervio Sinuvertebral enerva con fibras simpáticas todas las estructuras contenidas en el foro de conjugaciones, anteriormente descritas. El nervio nace de dos raices situadas fuera de las vértebras: la primera raíz neurovegetativa proviene de la 'Pars Intermedia Medullaris" y forma la raíz posterior; por lo tanto ésta puede canalizar influjos autónomos provenientes directamente del Hipotálamo. Mediante esta vía el nervio sinuvertebral se puede resentir del estado neurovegetativo del sujeto haciéndose más sensible (lo que explica las lumbalgias de los deprimidos, de los sujetos con fiebre, etc.

Por lo tanto esta raíz posterior conduce influjos autónomos centrales.

La raíz anterior proviene del ramo comunicante que une el ganglio de la cadena latero-vertebral del simpático al nervio raquídeo, dicha raíz neurovegetativa simpática es la que lleva todos los influjos que provienen de la cadena latero-vertebral. Por lo tanto el nervio sinuvertebral puede canalizar también influjos provenientes del esplácnico; en efecto se conocen lumbalgias ligadas a molestias ginecológicas, renales, viscerales.

También se sabe, del empleo del Ozono en las patologías vasculares, que la acción principal se explica sobre todo mediante una modulación regulación del sistema simpático periarterial y perivenoso sobre el tono de las paredes. Volviendo al tema del trabajo: en el conflicto disco-radicular de hernia o simplemente de protusión discal, nos encontramos frente aun cuadro notable de éxtasis venosa, por embotellamiento del plexo venoso perirradicular, con un flujo obstaculado del sistema nervioso radicular por comprensión extrínseca mecánica; como también puede estar comprometido el sistema arterial por irritación o comprensión mecánica.

En tal situación, por otra parte confirmada también en sala operatoria por la experiencia quirúrgica (abundante sangre en el plexo venoso perirradicular en las distintas maniobras técnicas de aislamiento de la raíz), se comprende que la éxtasis venosa y la falta de sangre arterial oxigenada, determinen una grave hipoxia y ambos factores se añadan a la comprensión mecánica por parte del disco. Estos además son responsables, en parte, del dolor (en efecto las raíces sensitivas más que las motores, son particularmente sensibles a la anoxia. La acción del ozono se podría explicar por lo tanto como dos mecanismos de acción: el primero con una hiperoxigenación local directa e indirecta por difusión, el segundo mediante una modulación-regulación del simpático periarterial y perivenoso y consiguiente restablecimiento del tono fisiológico de las paredes de los vasos; de esta forma se llegaría a una descongestión del canal de conjugación, mejor oxigenación, reducción de la inflamación, más espacio para las raíces nerviosas y desaparición de la sintomatología dolorosa.

El núcleo pulposo, herniado del todo o parcialmente, al no tener vasos, ya no recibe nada de nutrición y con el tiempo se deshidrata secándose y reduciéndose, no determinando ya ninguna comprensión sobre las raíces.

Para concluir se puede afirmar que: el tratamiento percutáneo local con 02-03 es un tratamiento incruento, eficaz y sin efectos colaterales para la terapia de los conflictos discorradiculares agudos y crónicos ya sea a nivel lumbar que a nivel cervical.

Por lo tanto, sería deseable una mayor difusión y un empleo más frecuente de dicha metódica, reservando el recurso a las terapias quirúrgicas donde se encuentran ya presentes déficit neurológicos motores.