El ejercicio es lo mejor para el dolor de espalda

Por Andrew Conaway Reportero de HealthDay
Traducido del inglés: Jueves, 22 de enero, 2004

Lunes, 19 de enero (HealthDayNews)-- Un reciente estudio holandés desafía la antigua noción de que el descanso es el mejor remedio para el dolor de espalda.

Los investigadores que estudiaban trabajadores de las líneas aéreas quienes estaban en descanso debido a dolor de espalda encontraron que un programa estructurado de ejercicios, con aumentos graduales a los niveles de ejercicio, los devolvió al trabajo con mayor rapidez que quienes simplemente guardaron cama.

El estudio reveló que el régimen, llamado actividad gradual, era más eficaz en reducir la cantidad de días perdidos en el trabajo. En promedio, aquellos quienes se ejercitaron tomaron 29 días menos por enfermedad en los seis meses luego del tratamiento que aquellos que pasaron por el cuidado estándar que conllevaba descanso.

Pero los investigadores también encontraron que la actividad gradual no necesariamente redujo el nivel subjetivo de dolor experimentado por los pacientes.

La investigación aparece en la edición del 20 de enero de Annals of Internal Medicine.

"Dijimos a los participantes, el dolor no hace daño", comentó el doctor Willem va Mechelen del Centro Médico de la Universidad de Vrije en Ámsterdam. "El simple hecho de que sentir dolor no significa que esté cause daño más adelante".

"A pesar de su dolor, pueden regresar al trabajo, desempeñar su empleo y realizar sus labores, aunque podría ser necesario algunos ajustes y adaptación por parte del patrono", añadió van Mechelen. "Pero no se preocupen, ellos pueden hacerlo".

Los pacientes en el estudio control se separaron en dos grupos, ambos consistían del nivel actual de cuidado estándar para la espalda con un médico ocupacional.

Aquellos en el grupo de la actividad gradual, se ejercitaron dos veces a la semana bajo supervisión de terapeutas físicos quienes insistían que debían completar el ejercicio pese al dolor. Graficaron el progreso de los pacientes, proveyendo refuerzo de comportamiento positivo y estableciendo metas claras; incluyendo su propia fecha de regreso al trabajo.

El estudio encontró que una gran parte del éxito del programa fue abordar la psicología del dolor en el ejercicio para superarla. Se enseñó a los pacientes que el dolor es algo con lo que necesitaban vivir, y a tratar de reforzar los pensamientos positivos en cuanto a esto.

"Muchas personas piensan que el dolor está realmente en los oídos", sostuvo el autor del estudio J. Bart Staal, también de la Universidad de Vrije. "Esto es ciertamente dolor real, pero a lo que nos dirigimos es a cambiar la forma en que las personas perciben ese dolor y enfrentan el dolor de espalda".

Van Mechelen enfatiza que los participantes estaban experimentando dolor de espalda general sin una raíz específica indicado por una técnica de imagen de resonancia magnética funcional (MRI, por sus siglas en inglés), un CT scan u otra herramienta de diagnóstico.

"Se organizó para tornar activas a las personas; Úsalo o déjalo es la mentalidad", dijo van Mechelen. "Está dentro del mejor interés del paciente, y también las compañías, el regreso al trabajo. Las personas que están fuera por demasiado tiempo corren el riesgo de perder el empleo o desarrollar otros problemas de salud".

El Concilio de Seguridad Británico, una entidad de seguridad ocupacional sin fines de lucro, avala la investigación.

"Pensamos que este estudio es positivo", indicó el portavoz Steve Tyler, "y uno que contribuye a la sociedad y al beneficio de las personas, ayudándoles a regresar al trabajo".